UA-28861861-1 Fotos Antiguas de Mendoza, Argentina y el Mundo de cada década desde 1880: 08/17/16

miércoles, 17 de agosto de 2016

Caída de Batista, La Habana. Cuba año 1959.



El deseo frustrado de San Martín: volver a Mendoza El general había planificado un retiro de la vida política y militar en su chacra Los Barriales. Sin embargo, su regreso a la provincia se vio continuamente frustrado. Las razones detrás de uno de los hitos menos recordados de la vida del prócer.

El frustrado regreso de José de San Martín a Mendoza es uno de los hitos menos difundidos por los historiadores a la hora de recordar la vida del prócer, de quien hoy se cumple un nuevo aniversario de su muerte. El General había planificado su retorno a Mendoza para transitar sus últimos años de vida, alejado de la escena política y militar, llevando una vida tranquila de agricultor en "Tebaida", como llamaba a la vivienda ubicada en su chacra Los Barriales, en el actual departamento de San Martín.  Pero existieron razones políticas y económicas que malograron su retorno.
En febrero de 1829, San Martín llegó al puerto de Buenos Aires y decide no desembarcar al enterarse del fusilamiento de Dorrego por parte de Lavalle y pasa tres meses en Montevideo antes de volver a exiliarse en Europa. Su planificado viaje para llegar a  la finca Los Barriales se vio frustrado por la disputa sanguinaria entre unitarios y federales, en la cual San Martín no quería tomar partido, y que según las palabras proféticas del propio general desembocaría en el "ascenso de un tirano".
San Martín había estado en la "tebaida" a su regreso de la campaña libertadora, en 1823. Allí pasó varios meses como "chacarero" y tras la muerte de Remedios de Escalada y con la presión que llegaba desde Buenos Aires para ser juzgado, eligió emigrar, siempre con el deseo de volver.  El General deja Mendoza en noviembre de ese año y en febrero de 1824 parte hacia Europa.
El historiador Carlos Campana dialogó con MDZ y explicó las razones por las cuales San Martín nunca volvió a la provincia, a pesar de manifestar permanentemente su intención de retornar en su intercambio postal con muchos habitantes de Mendoza de la época.
"Quería instalarse en la chacra Los Barriales que está en San Martín. Pero por motivos políticos decide regresar a Europa ante el panorama que se encuentra cuando llega a Montevideo en 1829. La finca estaba a cargo de Pedro Advíncula Moyano con quien mantenía un continuo intercambio postal. Existen varias cartas entre ellos en donde manifiesta su intención de volver a su estancia y retirarse de la escena política y militar, llevando una vida tranquila como agricultor, mientras su hija Mercedes completa su educación", explica Campana.
Mucho se ha hablado sobre el exilio europeo en la pobreza del general, ante la imposibilidad de cobrar la pensión que le correspondía por sus actuaciones militares en Chile y Perú, y por la consiguiente devaluación de la retribución que percibía de parte de Argentina. Campana afirma que la "pobreza" de San Martín era relativa y que se trataría de un mito.
"San Martín tenía un muy buen poder adquisitivo. Se radica dos años en Londres y deja a Mercedes de pupila en un colegio privado mientras viaja por Gran Bretaña y por toda Europa. Además, en esa época compra varias propiedades", señala Campana, quien agrega: "Es cierto que los gobiernos de Chile y Perú le debían dinero por sus actuaciones militares pero es falso el mito del exilio en la pobreza. Una parte del dinero la cobró y era mucho para la época. Cuando lo nombran jefe del ejército ganaba 6000 pesos fuertes que serían unos 400.000 dólares de ahora. Cuando era gobernador de Mendoza cobraba $270, que serían 30.000 dólares de hoy".
Campana señala que hasta el final de su vida, el general anheló el postergado regreso a Mendoza. En este sentido el historiador Felipe Pigna rescata en su último libro "La voz del gran jefe" una carta que San Martín le escribe a Tomás Guido desde su exilio en Francia. En ella el general afirmaba: "Usted dirá que soy feliz; sí, mi amigo, verdaderamente lo soy. A pesar de esto, ¿creerá usted si le aseguro que mi alma encuentra un vacío que existe en la misma felicidad? Y, ¿sabe usted cuál es? El no estar en Mendoza. Prefiero la vida que hacía en mi chacra a todas las ventajas que presenta la culta Europa". 
En otra carta rescatada por Pigna en su último libro, que data del 3 de abril de 1829, enviada por el general desde Montevideo, San Martín explica su situación:  "El estado de mis intereses, es decir la depresión del papel moneda en Buenos Aires no me permitían vivir por más tiempo en Europa; con los réditos de mi finca, los que alcanzaban a cerca de seis mil pesos, pero que puestos en el Continente quedaban reducidos a menos de mil quinientos, me resolví a regresar al país con el objeto de pasar en Mendoza los dos años que juzgaba necesarios para la conclusión de la educación de mi hija y a agitar por la mayor inmediación el cobro no del todo, pero sí de alguna parte de mi pensión del Perú, pues yo no contaba ni podía contar con sueldo alguno de mi país, y al mismo tiempo haciendo el ensayo de si con los cinco años de ausencia y una vida retirada podía desimpresionar a lo general de mis conciudadanos que toda mi ambición estaba reducida a vivir y morir tranquilamente en el seno de mi patria".
En otro fragmento de la misma carta, San Martín se niega a "ser verdugo de sus conciudadanos" porque la resolución del conflicto entre unitarios y federales implicaba la "necesaria aniquilación de una de las partes" y no quería ser él quien derramara la sangre de sus compatriotas. 
Al rescate de su casa
Mientras San Martín estuvo en Mendoza como Gobernador y en plena preparación de la campaña libertadora, vivió en una casa que el Cabildo le alquiló para él a Trinidad Álvarez y que hoy está en pleno proceso de rescate arqueológico. 
Aunque aseguran que pasaba más tiempo en puestos de campaña que en su propia casa, en ese lugar tenía arraigada a su familia y allí nació Merceditas el 24 de agosto de 1816. "Es la casa que le alquiló el Cabildo y la única que habitó como vivienda familiar", explicó Horacio Chiavazza, el arqueólogo que lidera el rescate del lugar. En las excavaciones realizadas se hallaron restos de lo que se cree puede ser parte de los pisos de la casa de San Martín.

 "La casa se cayó con el terremoto de 1861 y se construyeron otras dos arriba. Los descubrimientos que estamos haciendo son muy interesantes porque creemos que tenemos restos de lo que fue la casa de San Martín. Pero falta aún mucho trabajo", explicó el historiador. San Martín sí adquirió luego propiedades en la misma zona de La Alameda. Pero no se las dejó para sí mismo: donó los terrenos a la Provincia para que allí se levantara la biblioteca que hoy lleva su nombre.
Fuente: http://www.mdzol.com/nota/689170-el-deseo-frustrado-de-san-martin-volver-a-mendoza/

Hotel Presidente Perón, ubicado en el distrito de Uspallata, departamento de Las Heras. Ruta 7, camino a Chile. (c.1950) Mendoza


Una mujer de lavando, nativa de Bog Walk, Jamaica, 1899


El Tranvía, el Pasaje San Martín, el Edificio Gomez,el Edificio de la Galería Piazza. Mendoza



Un proyecto de celuloide TV

Yapeyú, provincia de Corrientes. Casa donde nació el Libertador José de San Martín. Foto del año 1899.


Fuente: AGN

Los sesenta granaderos

La genial estrategia militar de José de San Martín consistía en asentar al Ejército Libertador en Chile y desde allí navegar al Perú. Luego del triunfo de abril de 1818 en los campos de Maipo –o Maipú– logró consolidarse la primera etapa. Sin embargo, los graves acontecimientos políticos que sucedían en ambos lados de la cordillera ponían en riesgo la campaña a Lima. Más aun, el gobierno de las Provincias Unidas ordenaba el regreso de los hombres que habían partido de Mendoza en 1817.
Con gran esfuerzo debido a su salud seriamente quebrantada, San Martín repasó los Andes el 14 de febrero y se instaló en Mendoza el 23. Su intención era destrabar el conflicto generado con su ejército por quienes se disputaban el poder.
En octubre, San Martín partió rumbo a Buenos Aires con el objetivo de entrevistarse con el flamante Director Supremo, José Rondeau. Sin embargo, las noticias recibidas en el trayecto –referidas a levantamientos insurgentes en Tucumán y Córdoba– lo hicieron volver sobre sus pasos. Regresó a Mendoza donde sufrió un serio desmejoramiento de su salud. Envió una carta a Rondeau manifestándole que estaba muy enfermo para seguir al mando del Ejército. Le recomendó que encontrara un sustituto de inmediato y le anunció que pasaría a Chile, para tomar baños termales.
Estaba dispuesto a cruzar la cordillera, pero apenas podía mantenerse en pie. El general Rudecindo Alvarado le ordenó a fray Luis Beltrán que construyera una camilla, lo más cómoda posible, para trasladar al general a través de los Andes. El fraile la terminó en un par de días y se abocó a reunir víveres y abrigos. Alvarado dispuso que sesenta granaderos acompañaran al jefe, turnándose para cargar en sus hombros la camilla con el ilustre enfermo.
La travesía se inició el 28 de diciembre. A la cabeza marchó el fraile, junto al médico personal de San Martín, el doctor estadounidense Guillermo Colesberry. Además de los sesenta granaderos, dos sargentos estaban encargados de velar el sueño del comandante. Se turnaban por la noche para atender como enfermeros cualquier necesidad del convaleciente.
El viaje demandó 17 días, ocho más de los que había empleado San Martín cuando pasó a Mendoza en febrero de ese mismo año. Tres semanas en aguas termales lo repusieron. Se instaló en Santiago e inició los preparativos para llevar adelante la segunda etapa de su magnífico plan libertador.
El pintor Fidel Roig Matons reflejó en su obra aquella escena. La célebre cueca “Sesenta granaderos”, del poeta mendocino Hilario Cuadros, evoca a la escolta que acompañó a San Martín en ese cruce.
Fuente: http://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/personalidades/los-sesenta-granaderos/

Efemérides. 17 de agosto de 1850: Don José de San Martín, rodeado de su hija Mercedes y de sus nietas, fallece en Boulogne sur-Mer (Francia), ciudad situada sobre el canal de la Mancha. Su cuerpo fue embalsamado. Sus restos fueron repatriados y llegaron a nuestro país el 22 de abril de 1880. Descansa ahora en un mausoleo de la Catedral de Buenos Aires, obra del escultor francés Albert Ernest Carrier Belleuse. Nació en Yapeyú (territorio de una de las misiones jesuíticas, hoy en la provincia de Corrientes) el 25 de febrero de 1778.


Efemérides. 17 de agosto de 1808: Nació en Buenos Aires el músico y compositor Juan Pedro Esnaola. Fundó el primer conservatorio nacional de música del país. Su arreglo musical del Himno Nacional, publicada en 1860, fue adoptado como versión oficial. Murió el 8 de junio de 1878. Documento: Partitura del Himno Nacional Argentino con arreglo de Juan Pedro Esnaola, año 1860.


Muchacha y su moto de 1958


Efemérides. 17 de Agosto de 1932: El Banco de la Provincia de Mendoza cede oficialmente una fracción de cuatro hectáreas del predio que corresponde actualmente al Campamento Histórico El Plumerillo.


Niños en las bicis de 1900


Efemérides. 17 de Agosto de 1850: En Boulogme Sur Mer, a las tres de la tarde, fallece el General José Francisco de San Martín. Militar, político, gobernante e insigne defensor de la Independencia Sudamericana.


Efemérides. 17 de Agosto de 1831: Son sepultados en el interior de la Iglesia de San Nicolás, los restos mortales de las víctimas de la Tragedia del Chacay, ocurrida en el sur de la provincia de Mendoza.


Batman, 1966


En el bautismo se define el nombre y se recibe la Gracia de Dios. Por eso algunos preguntan: ¿Cuál es su Gracia?



Daniel Balmaceda
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...