UA-28861861-1 Fotos Antiguas de Mendoza, Argentina y el Mundo de cada década desde 1880: 05/11/15

lunes, 11 de mayo de 2015

A Blas Parera le pagaron 200 pesos (menos de un buen sueldo mensual) por la música del Himno.


Daniel Balmaceda

11 de Mayo Día del Himno Nacional Argentino. Escolares entonando el Himno Nacional Argentino, c.1920.


Archivo General de la Nación

Historia de la Argentina.. Capitulo 2, La Campaña del desierto

Calle San Martín, año 1902. Ciudad Capital de Mendoza.


Juan B. Justo: la antigua calle del pecado. La Continuación de calle Las Heras fue un verdadero hervidero de casas de citas. Mendoza


 Con la llegada de los inmigrantes a nuestro país a principios del siglo XX, Mendoza recibió a miles de familias de origen europeo y de bajos recursos quienes venían con la idea de “Hacer la América”.
Italiano, españoles, franceses, rusos, polacos y árabes, recién llegados desde los puertos de Buenos Aires, se alojaban en amplias casas de adobe o en albergues ubicados muy cerca de la estación del ferrocarril en lo que se llamó Continuación Las Heras y lo que posteriormente conocemos como la calle Juan B. Justo.
En los primeros tiempos, estas edificaciones, se transformaron los denominados conventillos: los más conocidos fueron el 14-14 y el de “cuello duro”. Ya en los  años 20, ese lugar comenzó a extenderse y se instalaron una gran cantidad de prostíbulos que se hacían llamar  “casas de cita” o de “tolerancia” los que estaban permitidos por ley.
Las casas de infierno 
Las casas de tolerancia o citas se ubicaban por lo general en la Quinta Sección. Al pasar la barrera del ferrocarril en la calle Las Heras, se circulaba por su prolongación hasta unos 500 metros. Allí se encontraban estos lugares de citas por donde  se entraba por un zaguán, el que llevaba a los visitantes a un salón principal.
Era la pista de baile en donde los parroquianos al compás de la música elegían a su pareja; eso daba a un patio amplio, el cual protegía a los concurrentes con una parra. De derecha a izquierda se abrían numerosas alcobas donde las “pupilas” recibían a la clientela. Las habitaciones eran pequeñas, y contenían una cama matrimonial de metal. Por supuesto, la higiene resultaba muy precaria. 
Existía también una pequeña abertura casi a la altura del techo -como ventilación- y estas casas contaban con sólo dos pequeñas letrinas.
Las “pensionistas” llevaban batas transparentes y largas que dejaban poco a la imaginación. O bien lucían vestidos largos, algunos un poco ajustados y con un tajo al costado; otros eran anchos y con volados.
Las telas eran llamativas, de tafeta o satén para las soleras de verano y terciopelo para los vestidos de invierno.
Esclavas del sexo
Desde 1906 hasta 1930 operaron varias organizaciones de trata de blanca que delinquían en el país y también en Europa. Una de las más conocidas fue la Zwi Migdal  quien reclutó a miles de jóvenes mujeres. Las chicas eran engañadas con la promesa de conseguir en la Argentina un trabajo digno como mucamas o niñeras.
Al llegar al puerto de Buenos Aires, estas inocentes mujeres eran inmediatamente sometidas a la prostitución.
Esta “mafia” estaba apoyada por algunos jefes policiales y también por muchos funcionarios públicos y políticos quienes obtenían importantes ganancias, al estar involucrados indirectamente al negocio. Esta red tenía su sucursal en Mendoza.
Al llegar las víctimas al Oeste del país, vía tren, eran alojadas en una residencia para luego ser seleccionadas. Posteriormente se las “repartían” entre los propietarios de los clubes nocturnos y también de las casa de citas. 
Cuando algunas de ellas se escapaban, los “tutores” o cafishios las “cazaban” (gracias a una inmensa red de complicidades) y las traían de nuevo al prostíbulo. 
A fines de los años '30, las organizaciones que manejaban el gran negocio de la prostitución en nuestro país fueron desbaratadas y muchas de las mujeres pudieron escapar de ese sometimiento; otras, en cambio, decidieron continuar con la profesión más antigua del mundo.
Se sabe que la trata de personas sigue siendo, al día de hoy, un verdadero flagelo.
Fuente: http://www.losandes.com.ar/article/juan-b-justo-la-antigua-calle-del-pecado

Los adolescentes varones diaguitas usaban túnicas multicolores. Los adultos, lisas de un solo color.


Daniel Balmaceda

Monumento al Ejercito Libertador, Cerro de la Gloria (década de 1930) Mendoza


Plano de la Ciudad de Mendoza, por Numa Lemos 20 de Mayo de 1872


Así vivimos el final de la Segunda Guerra. Hace 70 años, los mendocinos se enteraban que la Alemania nazi había caído...


Hace 70 años, el mundo vivía un acontecimiento de júbilo al conocerse la noticia de la rendición de la Alemania nazi ante los Aliados en el continente Europeo. Aunque faltarían varios meses para que el conflicto mundial finalizara, con la capitulación del imperio japonés. 
No cabe duda que fue la más despiadadas de todas las guerras de la humanidad con un terrible saldo de 55 millones de muertos incluyendo a seis millones inocentes en su mayoría de fe hebrea, que fueron asesinados sistemáticamente por los nazis en campos de concentración.
Aquel 7 de mayo de 1945, Mendoza, no fue ajena a la noticia.
Un anuncio con sirena
Poco antes del mediodía del 7 de mayo, la sirena de diario Los Andes se hizo sentir en toda la ciudad. ¿Qué había ocurrido? En pocos minutos concurrieron cientos de curiosos al local del matutino, en San Martín 1049, para saber que ocurría.
En una de las pizarras se encontraba la primicia: “Los alemanes se habían rendido, lo que marcaba el final de la guerra en Europa”. La multitud se agolpó en la vereda del edificio para constatar que la noticia de la rendición era fehaciente y uno de los periodistas del diario leyó el cable telegráfico que confirmaba el hecho oficialmente. Al escuchar aquel anuncio, muchos comenzaron a aplaudir entusiasmados por el trascendental acontecimiento.
En seguida llegó la policía y formó un cordón para impedir cualquier desorden de los presentes.
El público desbordó la calle San Martín dejando inmóviles a los tranvías y los micros que por allí circulaban. Hubo festejos por varias horas por la victoria aliada.
Los unos y los otros
Durante el mediodía del lunes, muchas familias estaban en casas escuchando la radio - que era por entonces, el único medio de entretenimiento y de información- para enterarse por la emisora LW 2 Radio Aconcagua que la guerra en Europa había terminado.
En los cafés del centro, la noticia fue el comentario del momento y causó gran algarabía especialmente a los que estaban a favor de los aliados ya que, desde el comienzo de la guerra, los mendocinos estaban divididos; hubo quienes apoyaban al fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán. Otros, en cambio, simpatizaban por los aliados (Gran Bretaña, la Unión Soviética, Francia y Estados Unidos).
En aquel tiempo, la confitería Colón, el café Puerto Rico, ubicado en 9 de Julio 1133 o en el café Soracabana, eran los lugares en donde se seguían muy de cerca los acontecimientos de la conflagración mundial. 
Confirmación de la Paz
Con el correr de las horas, las informaciones sobre la rendición eran confusas. Algunos cables señalaban que "en la madrugada del 7 de mayo, en el Cuartel Supremo de las Fuerzas Aliadas en Reims, Francia, el general alemán Alfred Jodl, firmó el acta de rendición incondicional para todas las fuerzas alemanas ante los Aliados.
Pero el 8 de mayo, poco antes de la medianoche, los máximos jefes de la Wehrmacht liderado por el general Keitel, fueron llevados por militares soviéticos -quienes estaban en Berlín-  donde firmaron un documento similar en el cuartel general soviético rindiéndose  ante la
Unión Soviética, en presencia del general Gueorgui Zhúkov, comandante en jefe de las tropas soviéticas en Alemania. Este acto dio por concluida la contienda en Europa.
Aquella tarde, grupos de estudiantes universitarios y público en general realizaron una manifestación en la Plaza San Martín para tributar por la paz restablecida en Europa, en donde depositaron un ramo de flores en la estatua del Libertador y se guardó un minuto de silencio por todos los muertos en aquella contienda.
El gobierno de facto nacional, provincial y municipal declararon asueto para el día 8 y el embanderamiento de los edificios oficiales. A pesar de la prohibición del Poder Ejecutivo de la Nación de realizar manifestaciones en la vía pública, en Buenos Aires y otras provincias, la gente salió a las calles para festejar este triunfo y la recuperación de la paz en el mundo.
En tanto que en nuestra provincia, el Comité de la Francia Libre , institución que dependía de la Casa de Francia y otras asociaciones organizaron una marcha el día 12 de mayo.
Fuente: http://www.losandes.com.ar/article/asi-vivimos-el-final-de-la-segunda-guerra

Vista Aérea Cerro de la Gloria - Mendoza. Mayo 2015


La Biblia de Waynai – 1930

Un hombre de Los Angeles llamado Louis Waynai llevó a cabo una copia enorme de la Biblia del rey Jacobo. El proyecto le tomó dos años en ser completado, más de 8.700 horas de trabajo y, para él, Waynai imprimió el texto utilizando un sello de goma casero.

Cosas Grandes del Pasado. Un Sándwich Enorme....


Hitler tenía solo un testículo


Daniel Balmaceda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...