UA-28861861-1 Fotos Antiguas de Mendoza, Argentina y el Mundo de cada década desde 1880: 05/08/15

viernes, 8 de mayo de 2015

Chubby Checker - Vamos a Twist Again

Rotonda del Parque general San Martín, principios siglo XX. Mendoza


Las prostitutas en Erichstrasse, Berlín, 1920 finales


Portones del Parque General San Martín, Ciudad Capital de Mendoza. Principios siglo XX


Nombres raros eran los de antes


 En 1905, Alfredo Froilán Urquiza y Lucila Marcelina Anchorena fueron padres en una fecha muy especial para los Urquiza: el 3 de febrero, es decir, la fecha en que el abuelo de Alfredo había derrotado a Juan Manuel de Rosas en Caseros en el lejano 1852. Fue bautizado con los nombres de Félix Caseros (directamente lo llamaban Caseros) y terminó siendo intendente del partido de Vicente López, que comprendía, entre otros barrios, el que evoca a su madre, La Lucila.
Un primo de Caseros, hijo de Roberto Bunge y Dolores Campos Urquiza, se llamó Luis María Roberto Octavio Tuyutí Bunge Campos Urquiza. El Tuyutí le vino de la sangrienta batalla contra los paraguayos, donde se lució el comandante Luis María Campos, su abuelo materno.
Isabel Chitty, la mujer del almirante Guillermo Brown, dio a luz el 16 de mayo de 1815. Fue una niña a la que llamaron con el nombre de Martina García Brown (en realidad, Martina García Rosa Josefa Estanislada de Jesús Brown), debido a que su padre, el almirante, había vencido a los realistas en el complejo y decisivo combate de Martín García, en marzo de 1814.
En las filas del Ejército Libertador se encontraba el tucumano José Segundo Roca, quien sería el padre de Julio Argentino. En uno de los enfrentamientos quedó tendido en el campo, dado por muerto, y fue auxiliado por un indígena que le salvó la vida. El indio se llamaba Ataliba. Años más tarde, el soldado bautizó al segundo de sus siete hijos varones con el nombre de su salvador, pero con ve corta. Ataliva Roca terminaría siendo el hermano más apegado al dos veces presidente de la Nación.
Un sobrino de Marcelo Torcuato de Alvear se llamó Adams Benítez Alvear debido a que su madre, la peculiar Carmen Alvear de Benítez, había leído una biografía del segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, y quedó encantada con el político.
También en la misma familia se bautizó con el nombre de León Ituzaingó Alvear a un hermano de Carmen e hijo del general Carlos María de Alvear. Un año antes de que naciera León, Carlos María había comandado al victorioso ejército patriota en la batalla de Ituzaingó, precisamente. También existió Jorge Ituzaingó de Alvear Santamarina, bisnieto del general, quien llevó ese nombre por haber nacido en 1927, ocho días antes de que se cumpliera el centenario de la batalla.
Antonio Arenales Uriburu, bisnieto por la rama materna del general Juan Antonio Álvarez de Arenales, se pasó toda la vida aclarando que su apellido era Uriburu, y sus nombres, Antonio y Arenales. Lo común era pensar que tenía un solo nombre, más un apellido compuesto. Tanto uno de sus hermanos como su padre, cargaban con el peso de otro patronímico con historia. Se llamaban Napoleón Uriburu.
En 1830, el gobernador de las Islas Malvinas Luis Vernet y su mujer, María Sáez, fueron padres de la primera malvinense argentina, a quien todos conocemos por un nombre de lo más apropiado: Malvina Vernet. Después tuvo lugar la ocupación británica y también hubo una criatura que en 1848 cargó con la geografía a partir de su bautismo. Se llamó James Henry Falklands Sullivan. Para ser justos, la hija del gobernador Vernet no se llamó Malvina. Al nacer le pusieron Matilde y luego todo el mundo comenzó a llamarla con el nombre histórico que fue la primera vez que alguien lo llevó. La primera Malvina oficialmente registrada de la historia fue Malvina Cilley (en 1872), hija de la Malvina no oficial y nieta del gobernador Vernet.
En Buenos Aires, el 25 de mayo de 1910, nacieron 137 varones y 98 mujeres: entre ellos, Mario Argentino Copello, Argentino José Gilardosi, Centenario Argentino Vicente Amarante,Antonia Centenaria Villano y Centenaria Argentina Quiroga.
El virrey Santiago de Liniers y su amante Ana Perichón de O’Gorman se convirtieron en parientes políticos en 1809 cuando María del Carmen Liniers casó con Juan Bautista, hermano de Ana. La hija de esta pareja, Rosario Perichon, casó con José Manuel de Estrada. Entre sus descendientes varios han adoptado el apellido Liniers como nombre. Los dos casos más famosos han sido el destacado profesor de historia Agustín Alberto José Manuel Liniers de Estrada, nacido en 1920. Liniers era uno de sus cinco nombres de pila. Y fue el que utilizó siempre, aun más que Agustín. En el ámbito familiar, lo apodaron “Lini”. Un nieto de Lini se convirtió en su tocayo cuando fue bautizado Ricardo Liniers Siri. Es el célebre autor de la historieta Macanudo que publica el diario La Nación. Su seudónimo es, a la vez, su segundo nombre: Liniers.
Fuentehttp://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/costumbres/nombres-raros-eran-los-de-antes/

Mapa de la Esperanza Argentina. Un gran país se muestra al mundo, realizado por Antonio Cosentino, 1979.


Referencias: 
Mapa comparativo de superficies y densidad de población entre la República Argentina y países europeos.
Nota al pie: La parte argentina del presente mapa ha sido aprobada por el Instituto Geogrpafico Militar, en cumplimiento del Decreto No. 8944/1946, por expediente No. 667 4020/112.

Archivo General de la Nación









Publicidad Gráfica. Champagne Bollinger. (año 1912)


Adolfo Calle, el otro cuyano alborotador. Nuevas investigaciones históricas arrojan luz sobre el origen y los primeros años del hombre que fundó el diario más importante de Mendoza

La influencia del gran terremoto de 1861 en su temple y la sólida vocación periodística, en tiempos de conflictos permanentes.


En Cuyo, no existe persona alguna que al mencionar el nombre de Adolfo Calle inmediatamente no lo relacione con el periodismo, y en especial con el diario de los mendocinos: Los Andes. 
Una vida no muy feliz
La vida de este abogado, político, empresario y sobre todo periodista, está cargada de dedicación, de pasiones, de creatividad y de sueños.
Hombre práctico y decidido, nació el 9 de julio de 1854 y su vida quedó marcada para siempre en aquella trágica noche del 20 de marzo de 1861, cuando un terremoto destruyó la ciudad, matando a sus padres y hermanos. El destino quiso que ese niño de casi 7 años se salvara milagrosamente.
En Buenos Aires
Tres años después de aquel trágico suceso, partió acompañado por su protector el general Wenceslao Paunero hacia la ciudad de Buenos Aires para ingresar como alumno pupilo al Colegio Nacional. 
Rebelde y apasionado, el joven Adolfo fue uno de los líderes de la célebre revuelta que hicieron los alumnos contra las autoridades del Colegio en protesta por la pésima comida y los malos tratos. Esta "revolución" quedó plasmada en la novela "Juvenilia" de Miguel Cané. Estudió derecho en la Universidad de Buenos Aires y de la mano de José C. Paz, se inició en el periodismo en La Prensa, que proclamaba los principios de verdad y libertad. 
En 1874, dejó momentáneamente la pluma para tomar la espada, cuando el país vivía una crisis institucional. Se enroló en el ejército rebelde de Mitre y luchó valientemente. Tiempo después, se estableció en Córdoba y siguió la carrera de abogado, en la que se doctoró con una tesis que causó furor en ese tiempo: la ley de divorcio vincular y el voto universal. 
De vuelta a los pagos
De regreso a su tierra,  colaboró con varios periódicos locales como El Artesano y en 1883, junto a otros periodistas, fundó Los Andes, quien apareció el 20 de octubre de ese año.  Este periódico que nació para apoyar la campaña política de Rodolfo Zapata como diputado nacional en las elecciones de 1884, permaneció firme y  poco a poco se transformó en un diario que se oponía a la prensa oficialista. 
Esto le significó a Adolfo Calle, sufrir diatribas, amenazas, agresiones físicas y también la cárcel. Tampoco tuvo temor en enfrentar con su pluma a su enemigo político, Emilio Civit, ni denunciar las irregularidades que se cometían por aquellos años.
Eran tiempos difíciles para hacer política, pero su espíritu inquieto lo llevó a ser diputado y ministro de Gobierno, sin olvidar su periódico, que comenzó a posicionarse en todo Cuyo y también en el país.
Luego de más de veinte años de lucha, optó por radicarse en Buenos Aires y el 6 de enero de 1918, el fundador de uno de los diarios más importantes de la Argentina murió a causa de una pulmonía. Antes había sufrido la pérdida de su hijo Adolfo y de su esposa. Sus otros vástagos, Jorge Alberto, Luis María y Felipe continuaron su labor en el matutino. 
Suena la otra campana 
Hace poco tiempo, el investigador geneológico Luis Caballero publicó en su interesante libro: "Nombres del terremoto del 20 de marzo de 1861"  una nueva versión sobre el nacimiento de el doctor Adolfo Calle.
Según sus estudios, el fundador de Los Andes, no figura el acta de bautismo en los registros parroquiales de Mendoza
 El autor destaca que en 1854 -año en que nació Adolfo- su madre Constancia García dio a luz, el 6 de mayo a su hermano Juan Augusto Calle, quien fue bautizado con 9 meses de edad en la Iglesia Matriz  de nuestra ciudad, el 6 de febrero de 1855.
Lo importante es que en el censo de ese mismo año, aparece Adolfo -de  seis años- y sus cinco hermanos nacidos en Chile.
Cabe destacar que sus Padres Francisco Calle y Constanza García vivieron un largo período en el país trasandino.
En las investigaciones se puede constatar que don Adolfo nació el 9 de julio, pero de 1849 en la ciudad chilena de Constitución con el nombre completo de Juan Ángel Adolfo Calle. Dos años después, exactamente el 9 de julio de 1851 fue bautizado en la Parroquia de Constitución, en el Maule, de ese país y fueron sus padrinos Juan Ángel Bosey y Hermenegilda Troncoso.
Con el retorno de la familia Calle a Mendoza, el matrimonio tuvo varios hijos en estas tierra. Por mucho tiempo se pensó que sus padres y hermanos  fueron víctimas del terremoto del 20 de marzo de 1861. 
Pero la investigación de Caballero, demuestra que Constancia falleció el 29 de agosto de 1858 nuestra provincia. También Francisco  murió  meses después del sismo; más precisamente el 17 de julio de 1861. 
Tampoco todos los hermanos del Fundador de Los Andes fallecieron trágicamente en aquella catástrofe, sino que de los once, seis perdieron la vida y cinco sobrevivieron incluyendo a Adolfo.

Fuente:  http://www.losandes.com.ar/article/adolfo-calle-el-otro-cuyano-alborotador

Mundo Social de Mendoza. Señoras de Bravo, Zumarraga y Fulchi, en Cacheuta. (año 1928)


Frank y Jesse James. Protagonizaron algunos de los robos más famosos de la época.


Estos dos hermanos participaron de la Guerra Civil a favor de los Estados Confederados. Luego de la guerra, se dedicaron a robar bancos y trenes

La familia de Antonia Maza: su padre (Manuel Vicente Maza), su marido (Valentín Alsina) y su hijo (Adolfo Alsina) fueron gobernadores de Buenos Aires.


Daniel Balmaceda

Soldados estadounidenses en las motocicletas Harley-Davidson WLA, equipadas con metralletas Thompson descargadas durante la Segunda Guerra Mundial.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...