UA-28861861-1 Fotos Antiguas de Mendoza, Argentina y el Mundo de cada década desde 1880: 10/05/14

domingo, 5 de octubre de 2014

Cinta de correr (año 1920)

Inmigración Polaca en Argentina. (Año 1899)

En el Hotel de Inmigrantes, llegaban al país un contingente de ciudadanos de Polonia. con la intención de establecerse en la provincia de Misiones, en la Colonia Apóstoles casi constituida exclusivamente por Polacos.
Llegaban con recursos para adquirir tierras, donde arraigaron sus hogares y trabajar en la faena agrícola.
Familia de Polacos en el Hotel de Inmigrantes

La política inmigratoria en la Argentina viene de muy vieja data, pero queda muy bien expresada en el artículo 25 de la Constitución de 1853, que reza así: “El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea y NO podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada al territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias o introducir y enseñar las ciencias y las artes”. Durante la presidencia de Avellaneda se promulga la Ley 817, es la primera ley que regula la inmigración y la colonización y creó un Departamento General de Inmigración bajo la dependencia del Ministerio del Interior. Entre los deberes que tenía este Departamento era el fomento, la distribución y protección de la inmigración.
Misiones fue convertida en Territorio Nacional en 1881 y desde ese momento se intenta apurar el proceso colonizador, aún bajo el gobierno de Corrientes hacia 1877 se fundan las colonias agrícolas de Corpus, San Javier, Candelaria, San José, Apóstoles, Concepción, Mártires y Garrucho. Cabe destacar que entre 1896 y 1905 va a ser el Gobernador Juan José Lanusse quien va a apoyar la inmigración, ya que en todo el Territorio Nacional de Misiones había hacia finales del siglo XIX, solo unos 30.000 habitantes. Antes de la llegada de la inmigración eslava, algunas de las colonias mencionadas estaban habitadas en su mayoría por argentinos (criollos y población natural descendientes de los aborígenes guaraníes), paraguayos y brasileños. Sólo a partir de 1897 comienza el arribo de inmigrantes polacos y ucranios, éstos no eran muchos y en general con muy pocos recursos, pero con un gran deseo de progreso, a partir de allí y en los años subsiguientes arribarán al territorio misionero cada vez más familias polacas, a las que se les sumaran muchas otras etnias europeas.
Familia de Polacos llegada a Argentina

Entre las familias pioneras polacas que llegaron a Apóstoles el 27 de agosto de 1897, según una publicación del Dr. Bartolomé se encuentran las siguientes familias: Matías Bednazi, Casimiro Bencharski, Vicente Dominikuf, Juan Domski, Honorata Kucy y José Shchence. Esta lista puede estar incompleta o no ser del todo exacta, ya que algunos registros no han perdurado en el tiempo o se han extraviado. Pero lo realmente importante es que a este pequeño contingente le continuaron otros. En el mes de julio de 1900 arribaron 1600 personas y al año siguiente arribaron 1700 personas más. Hay que recordar, que este contingente de inmigrantes estaba compuesto por familias polacas y ucranias, provenientes de la región de Galitzia y que en el puerto argentino se registraban como austríacas, por encontrarse en esos momentos Polonia y Ucrania bajo el dominio del Imperio Austro Húngaro.


Fuente: Caras y Caretas
  

Américo Brega: el maestro mendocino que sembró la luz. Fue el primer músico y profesor no vidente de Mendoza

Fue el primer músico y profesor no vidente de Mendoza. Formó la Escuela para Ciegos, en 1933, una iniciativa brillante en la educación de nuestra provincia.


imagen

 No fue vicepresidente de la Nación, ni gobernador de la provincia, ni legislador, ni campeón mundial. Pero dejó un legado de suma importancia para las generaciones futuras.Se llamaba Américo Brega, era ciego pero esa dificultad no lo hizo claudicar en la vida. De espíritu inquieto y decidido, se destacó como un excelente músico; fue el primer maestro ciego de Mendoza y pionero en formar un instituto. 
Una vida de lucha
Américo Brega nació en nuestra provincia por 1888. Aquel el pequeño, nunca pudo ver la luz. La noticia caló hondo entre sus padres y a pesar de todo intentaron estimularlo. 
De espíritu inquieto; hábil e inteligente, Américo supo ganarse el afecto de todos. El pequeño agudizó su sensibilidad auditiva y táctil, que lo llevó desde muy niño a inclinarse por la música.  Muy atentos, sus padres observaron el gran interés que tenía por este arte y se enteraron que en Buenos Aires, un italiano también ciego llamado Francisco Gatti, tenía una escuela especial para chicos no videntes. Sin pérdida de tiempo, partieron hacia la Capital Federal para inscribirlo y el niño fue recibido por el profesor Gatti quien al percibir sus excelentes cualidades para la música, se interesó por él. 

Un camino en la oscuridad
A fines del siglo XIX, existía en Buenos Aires, una escuela especial para ciegos creada por el profesor Francisco Gatti y la vida de este italiano nacido en Nápoles en octubre de 1865, es desconocida por gran parte de los argentinos. 
Gatti, con tan solo 8 años de edad perdió su visión luego de enfermarse de viruela. A pesar de esta triste realidad, sus padres se esmeraron para que siguiera en su formación educativa y obtuvo una vacante en el Instituto del Príncipe Caravaggio. El niño se destacó como alumno y sus profesores sugirieron a sus padres incorporarse a la Escuela Normal de Nápoles, fue allí en donde se recibió como profesor. Al mismo tiempo realizó estudios de piano, armonía y composición musical. Contaba con 26 años de edad cuando partió desde Italia hacia América del Sur con el sueño de educar y llegó a nuestro país a finales del siglo XIX. Radicado en la ciudad de Buenos Aires, se dedicó de lleno a las actividades educativas vinculadas con su impedimento visual. Sus iniciativas fueron apoyadas por el presidente de la Nación Carlos Pellegrini, además de legisladores y otros funcionarios. Gracias a su perseverancia y dedicación, este italiano creó la primera escuela pública para ciegos en Argentina. Muchos fueron los años de laboriosa actividad que desarrolló este destacado profesor, quien falleció el 25 de marzo de 1941, en un barrio, suburbano de aquella metrópoli.
El músico que conquistó multitudes
Varios años pasó Américo Brega internado en el Instituto del profesor Gatti en donde aprendió a leer y escribir a través del sistema Braille, pero fue la música lo que apasionaba a este chico mendocino. 
En esa escuela, se destacó en la ejecución de varios instrumentos musicales. Su carrera fue dirigida por el renombrado italiano profesor Atilio Galvani Viccinelli y obtuvo además de excelentes notas una medalla de oro.
Así, Américo se recibió como profesor de mandolín. En esta disciplina realizó importantes conciertos en varios lugares, ejecutando piezas clásicas que fueron aplaudidas por el público. Además, Brega inventó y patentó una especie de acordeón denominado filarmónico. El invento atrajo a varios fabricantes de acordeón y uno de ellos se lo llevó a Italia en donde fueron construidos una importante cantidad. Luego de muchos años de permanecer en Buenos Aires el destacado músico regresó a su terruño e inició una nueva vida.
Una iniciativa luminosa
A partir de 1930, el músico Américo Brega participó activamente de conciertos y presentaciones en diferentes teatros y eventos de la alta sociedad mendocina. También, sus estudios le permitieron ejecutar obras clásicas con una notable perfección y además fue creador de varios temas. 
Como su mentor, Francisco Gatti, fue el precursor y primer profesor de no videntes en Mendoza, al crear con el apoyo de otras personas, la Escuela para Ciegos, quien con mucho esfuerzo inició sus actividades en 1933 como una iniciativa particular. Muchos años de lucha llevó a Américo seguir adelante con esa importante iniciativa. Luego de casi dos décadas, la escuela  fue oficializada.
Su vida se apagó a principios de la década del 60 pero su obra marcó el camino para las generaciones futuras.  

Carlos Campana - las2campanas@yahoo.com.ar
http://www.losandes.com.ar/article/americo-brega-el-maestro-mendocino-que-sembro-la-luz


Niños en la calle, principios del siglo XX.

Foto: Buenos Aires. Niños en la calle, principios del siglo XX.
Documento fotográfico. Inventario 161143.

Buenos Aires


Documento fotográfico. Inventario 161143.
Archivo General de la Nación

Estación de trenes en el recorrido del ferrocarril Trasandino (foto sin fecha)



GULLIVER, Alex R.  Reconocimiento del terreno para definir el trazado del ferrocarril Los Andes Mendoza que construye la Trasandine Railway Company. Sin fecha.  Archivo Nacional Histórico de Chile. Colección Alex R. Gulliver
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...