UA-28861861-1 Fotos Antiguas de Mendoza, Argentina y el Mundo de cada década desde 1880: 09/06/13

viernes, 6 de septiembre de 2013

Debajo de la falda. extrañas prendas íntimas.

Ni la excomunión, la prohibición o la condena masculinas evitaron que las mujeres usaran extrañas prendas íntimas.
Ponerse el vestido era una verdadera operación que requería de gran asistencia.

Nada más arbitrario, incómodo y hasta irracional que las numerosísimas y diversas prendas inventadas para vestir a las mujeres a lo largo de la historia.
Entre las piezas que califican como verdaderos artefactos destacan los miriñaques, una elaborada suerte de armazón de madera y tela, cintas y alambres que se usó durante varios siglos debajo de las sayas, o sea, de las faldas, con diferentes matices estructurales y de tamaños según pasaban las décadas.
Los miriñaques eran una compleja y aparatosa modificación de aquellas tremendas faldas que las mujeres habían lucido antes. Se cree que estos voluminosos trajes se crearon y confeccionaron en la ciudad española de Valladolid a fines del siglo XV.
Su inmediato antecesor se llamaba verdugado que  era una falda con forma de campana guarnecida de arriba abajo con unos ribetes que, por ser redondos como los verdugos de los árboles, o por el color verde que estaba de moda, le dieron nombre a la prenda.
Nótese las varillas con que se lo acercan a la dama y las sogas de las que se sostiene la asistente para ajustarlo debido al diámetro del miriñaque.
También, en un alarde de pobreza metafórica, se los llamó caderas por lo mucho que abultaban, justamente, en las caderas femeninas. O tontillo, como imagen de algo redondo, tierno y vacío.
Por la semejanza con las canastas en las que se criaban los pollos, se denominópollera a esta infaltable pieza, nombre que se conserva hasta hoy.
Más tarde se les dio el nombre de guardainfantes porque se supone que la estructura protegía el vientre de las embarazadas y al futuro niño de posibles golpes. Pero esto entrañaba un contrasentido puesto que el peso de estas ropas era tal que eran la causa de numerosos abortos.
De España, el verdugado pasó a Francia donde las mujeres lo adoptaron y se propagó rápidamente, lo pusieron de moda a la francesa, los modificaron un poco y los llamaron vertugadins. Más tarde, el imaginario popular los denominaríapaniers, por su parecido con las famosas canastas polleras.
La moda del miriñaque, con sus diversos estilos, fue duraamente criticada y condenada, pero las coquetas mujeres no hacían caso del severo castigo como el que prometía el obispo Hernando de Talavera: “So pena de excomunión no trajesen las mujeres cierto traje deshonesto, ni grandes ni pequeñas, casadas ni doncellas, hiciesen verdugos de nuevo ni trajes en aquella demasía que ahora usan de caderas, y a los sastres que no le hiciesen dende adelante, so esa misma pena”.
El mismo Francisco de Quevedo escribió, satirizando a los miriñaques y a las mujeres que los usaban un ácido, según su costumbre, soneto: “Si eres campana, ¿dónde está tu badajo?/ Si pirámide andante, vete a Egipto. (…)/ Eres el cucurucho y el delito./ Si eres mujer, da esas faldas al demonio”.
No hubo caso: ni excomuniones ni sátiras ni inclusive una prohibición real dictada y firmada por el mismísimo Felipe V que lograra que las mujeres abandonaran el miriñaque en sus numerosos estilos, tamaños y curvas.
Incluso toda una época, el Segundo Imperio francés se llamó, irónicamente, “el imperio del miriñaque”. El período entre 1852 y 1870 reinó en Francia la española Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, llamada la “emperatriz de la moda”; ella impuso el bolero y la mantilla y dio su nombre a un cierto color violeta.
Fue un periodo de grandes transformaciones económicas y de grandes progresos industriales. La moda integró esos procesos con vestidos compuestos por grandes faldas y cuerpos intercambiables, escotados para la noche, de cuello cerrado y mangas largas para el día.
La modernización de la producción textil y la aparición de nuevos tintes transformaron las telas y enriquecieron su paleta de colores, mientras que la mecanización permitió la diversificación y una extensa utilización de encajes y pasamanería que hasta entonces eran hechos solamente a mano.
Fue también la época en que aparecieron las grandes tiendas y nació lo que después se llamaría alta costura, con modistas como Worth, que vistió a la emperatriz Eugenia.
Los vestidos de baile eran los más preciados y gigantescos, un verdadero despliegue de sedas, encajes, volantes y accesorios preciosos, puesto que los bailes marcaban todas las celebraciones y los acontecimientos políticos y la vestimenta de las mujeres era el símbolo del poder y la riqueza de sus maridos.
Joyas, chales de cachemira, mantillas de encaje de bolillos de Alençon, abanicos adornados con piedras preciosas convertían a las mujeres encerradas en los miriñaques en una verdadera maquinaria de guerra ambulante.
La prenda, considerada un “básico”, fue usada durante casi trescientos años y fue uno de los primeros intentos de las damas para modificar su silueta frente ante el espejo. Y ante los ojos de los demás.
Patricia Rodón

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...